La relación entre los géisers de Europa y la vida.

Una de las primeras misiones en las que se embarcó el ser humano cuando comenzó a atisbar la «orilla del océano cósmico» fue la de los Viajeros 1 y 2, los Voyager 1 y 2. A modo de carabelas, como diría Carl Sagan, estas naves exploran el cosmos. Se diseñaron para un viaje sin retorno, pensando que, aunque no volvieran, pudieran enviarnos imágenes e información de lo que veían. Y así ocurrió desde finales de los años 70 en que fueron construidas y lanzadas. Son rudimentarias. Unas de las primeras sondas construidas por los primitivos exploradores humanos del cosmos. Pero son una obra de arte.

Galaxias escondidas

Nuestro universo está lleno de misterios. Retos para los astrónomos y la tecnología. La nueva generación de telescopios junto con la aplicación de técnicas de VLBI, nos está permitiendo «mirar» más lejos y aumentar la resolución de nuestros telescopios. ALMA es, sin duda, el mejor ejemplo de ello. Los casos de éxito de este complejo astronómico son innumerables y misterios antiguos ya no lo son tanto. Como muestra, un botón: las manchas Lyman-Alfa, enormes nubes de gas que pueden llegar a los cientos de miles de años luz de tamaño y que se encuentran a distancias enormes brillando espectacularmente.

Siding Spring, el cometa que atravesó Marte

Por su tremenda masa, Júpiter es un auténtico caza cometas. No es raro que estas bolas de hielo sucio, como un día de 1950 las definió con mucho acierto Fred Lawrence. Whipple (1906-2004), ronden al más grande de los planetas de nuestro sistema solar. Y, en ocasiones, como le ocurrió al cometa Shoemaker-Levy en 1994, choquen literalmente con él. Se trata de un planeta de gran masa, con una gran capacidad gravitatoria para atraer a estos objetos que, en muchas ocasiones, comienzan un viaje de millones de años desde la nube de Oort, a unos 100.000 Unidades Astronómicas (una Unidad Astronómica equivale a la distancia Tierra-Sol, es decir, 150.000.000 km).

El núcleo estelar determina cuánto vivirá una estrella.

Atrás quedaron los tiempos en los que no se sabía de dónde obtenían las estrellas su energía. No son tiempos tan lejanos como uno pudiera pensar a priori. El siglo XX dio comienzo sin tener clara esta cuestión y con cálculos acerca de cuánto podría vivir el Sol si obtuviera su energía, por ejemplo, de la quema del carbón. A veces, el científico muestra la inocencia del niño que va descubriendo el mundo. No nos paramos a pensar en lo que hemos hecho hasta ahora como especie. En nuestros descubrimientos… En las respuestas que ahora somos capaces de dar a preguntas que han acompañado al ser humano desde su origen. ¿Por qué brillan las estrellas? ¿Qué son las estrellas? ¿Cuánto tiempo viven las estrellas? Nuestra ciencia se ha mostrado exitosa a la hora de responder a estas cuestiones. Y en el siglo XXI, un estudiante obtiene de su profesor respuestas que hace bien poco formaban parte del imaginario o de la filosofía, que viene a ser lo mismo.

Galaxias de Núcleo Activo

Las AGN (Active Galactic Nuclei) o Galaxias con Núcleo Activo son los bichos raros del Universo. Raros, no en el sentido presencial, sino en cuanto al conocimiento que de ellas tenemos. Por ejemplo, las galaxias Seyfert son galaxias que albergan en su interior un núcleo activo. Son galaxias espirales o espirales barradas en su mayoría y quizás en cierto modo todas las espirales son en mayor o menor medida, galaxias Seyfert, con núcleos más o menos activos. Por otro lado, los quasars, a veces, parecen ser los centros de galaxias activas (Galaxias de Núcleo Activo). Uno podría pensar que todos estos objetos exóticos son lo mismo y que todo depende de lo que podemos ver debido a la distancia y sus líneas y espectros de emisión.