Category: GALAXIAS

Galaxias escondidas

Nuestro universo está lleno de misterios. Retos para los astrónomos y la tecnología. La nueva generación de telescopios junto con la aplicación de técnicas de VLBI, nos está permitiendo «mirar» más lejos y aumentar la resolución de nuestros telescopios. ALMA es, sin duda, el mejor ejemplo de ello. Los casos de éxito de este complejo astronómico son innumerables y misterios antiguos ya no lo son tanto. Como muestra, un botón: las manchas Lyman-Alfa, enormes nubes de gas que pueden llegar a los cientos de miles de años luz de tamaño y que se encuentran a distancias enormes brillando espectacularmente.

Galaxias de Núcleo Activo

Las AGN (Active Galactic Nuclei) o Galaxias con Núcleo Activo son los bichos raros del Universo. Raros, no en el sentido presencial, sino en cuanto al conocimiento que de ellas tenemos. Por ejemplo, las galaxias Seyfert son galaxias que albergan en su interior un núcleo activo. Son galaxias espirales o espirales barradas en su mayoría y quizás en cierto modo todas las espirales son en mayor o menor medida, galaxias Seyfert, con núcleos más o menos activos. Por otro lado, los quasars, a veces, parecen ser los centros de galaxias activas (Galaxias de Núcleo Activo). Uno podría pensar que todos estos objetos exóticos son lo mismo y que todo depende de lo que podemos ver debido a la distancia y sus líneas y espectros de emisión.

LA FUSIÓN ENTRE ANDRÓMEDA Y LA VÍA LÁCTEA

NASA ha hecho públicos unos datos resultado de simulaciones informáticas que muestran que la Vía Láctea y Andrómeda se fusionarán en una colisión titánica dentro de unos 4.000 millones de años, muy cerca del final de vida de nuestra estrella, dentro de unos 5.000 millones de años. En realidad, este tipo de colisiones son más comunes de lo que pudiera parecer en un principio, pues muchas galaxias ligadas gravitacionalmente acaban por fusionarse. La distancia entre estrellas dentro de una galaxia es tan grande que no se producen choques entre ellas, pero sí se cambian órbitas y la forma de las galaxias: M-31 y la Vía Láctea son galaxias espirales que, tras la fusión, se convertirán en una galaxia elíptica. Nuestro Sistema Solar estará viviendo las últimas fases de la vida de nuestra estrella y será lanzado al exterior de la nueva galaxia, aún más lejos del núcleo de lo que se encuentra ahora.