Category: CURIOSIDADES CIENTÍFICAS

¿Por qué febrero tiene 28 días?

Uno de los conceptos más extraños para mí (hablo como físico teórico) es el tiempo. Cada vez que alguien me ha preguntado qué es el tiempo, me ha puesto en grandes apuros. Apuros que suelo solventar, como en tantas otras ocasiones (es algo que debo agradecer a mis profesores), tirando de diccionario. Según la RAE, el tiempo es (en su acepción segunda, que es la que nos interesa por su significado físico) “la magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. Su unidad en el Sistema Internacional es el segundo”. Suena bien y no está mal como una definición para el día a día. Sin embargo, analizando la definición desde el punto de vista de la física teórica, deja bastante que desear. Pero es verdad: lo reconozco. No tengo otra. No sé qué es el tiempo en realidad, aunque sí que es cierto que debe tener algo que ver con el pasado, el presente y el futuro…

El segundo

Nunca hasta ahora ha sido tan imprescindible para la humanidad medir el tiempo con exactitud. Nuestra sociedad está plagada de aparatos y dispositivos que necesitan poder medir el tiempo con precisión exasperante. Desde un “simple” GPS hasta los ingenios espaciales más sofisticados. Toda esa tecnología no sirve si no somos precisos en la medición del tiempo. Y que esto estaba empezando a ser así ya se notó a mediados del siglo pasado, cuando en 1956 fue necesario modificar la definición que tenemos para el segundo.

El color del cielo y el señor Strutt

El señor Strutt nació el 12 de noviembre de 1842 en Essex, Inglaterra, y falleció el 30 de junio de 1919, en el mismo lugar. El señor Strutt, John William Strutt, era físico y también profesor universitario y recibió en 1904 el premio Nobel de física por sus investigaciones con los gases: descubrió los gases nobles argón y radón y realizó estudios acerca de la densidad de los gases. Pero al señor Strutt le conocemos más por su baronía que como señor Strutt: fue el tercer barón de Rayleigh, y por Rayleigh le recordamos todos.

Los virus del océano

Siempre me han intrigado los virus. No es nada fácil definir la vida y precisamente los virus se encuentran en una zona intermedia entre lo que podemos considerar vida y lo que no. Grosso modo, podemos decir que un virus no es más que un trozo de código genético rodeado por una envoltura y que «tiene la misión» de replicarse, para lo cual necesita del mecanismo de una célula o bacteria, puesto que el virus en sí carece del aparato necesario para conseguir esa réplica de sí mismo. Por eso, para algunos, son la forma de vida más simple; pero para otros ni siquiera están dentro de lo que se consideraría una forma de vida.

¿De qué color es el agua?

Visto desde el espacio, nuestro planeta se nos muestra de un azul intenso, brillante. Por eso decimos que la Tierra es el planeta azul. Tres cuartas partes del mismo son agua, así que tiene sentido que esto sea así. Pero, ¿de qué color es el agua realmente? ¿Es azul? Cuando contemplamos nuestro planeta desde el espacio, vemos el agua azul. Cuando observamos el mar, vemos el agua azul. Pero cuando estamos en la orilla del mar, en un día de calma, diríamos que es transparente. Igual que cuando la observamos dentro de un vaso de cristal. En realidad, el agua es azul aunque no siempre lo percibamos así.