Category: ASTROBIOLOGÍA

ALH84001, la roca que creó una ciencia

Trabajar en la Antártida es muy duro. No sólo para los científicos. Para cualquier persona. Duro y peligroso. El viento frío castiga la piel. En tu mente debes tener siempre presente que no debes tocar nada metálico con las manos desnudas, sopena de sufrir terribles quemaduras. Nunca debe hacerse un movimiento violento. El Polo Sur es tan terrible, que enseguida puedes terminar agotado y desorientado. Y son precisamente las personas agotadas y desorientadas las que cometen los errores más graves. A menudo, errores fatales. Pero trabajar en la Antártida también tiene su recompensa y ese entorno tan duro bien puede revolucionar la ciencia con lo que tiene que decirnos. El 27 de diciembre de 1984, en la región antártica de Allan Hills, se ponía la primera piedra de lo que, posteriormente se convertiría en una nueva ciencia. Aquel día, Roberta Score encontraba la que, sin saberlo, iba a convertirse en la roca más analizada de todo el Sistema Solar: ALH84001, una roca de apenas 9 centímetros de grosor, un pequeño meteorito.

Vida en Marte II: Meridiani Planum

No hay duda de que en Marte hubo agua alguna vez. En qué cantidad y de qué tipo es otro cantar. Pero para eso tenemos sondas explorando el planeta: porque queremos saber... necesitamos saber. Ahora mismo, cuánta agua hubo no es tan importante cómo saber de qué tipo era el agua que circuló por Marte. La razón está clara: de los datos recogidos por robots exploradores anteriores a Curiosity y en una zona en concreto, Meridiani Planum, se deduce que el agua contenía sulfatos en extremo.

Vida en el Sistema Solar.- Marte

Un hombre que opine como Copérnico, que esta Tierra nuestra es un planeta conducido alrededor del Sol y alumbrado por él como los demás, no podrá evitar que le asalte alguna vez la fantasía... de que el resto de los planetas tienen su propio vestido y su mobiliario, incluso unos habitantes, al igual que esta Tierra nuestra...

Vida en el Sistema Solar: Venus

Aún no hemos podido descartar la existencia de vida de tipo bacteriano en otros lugares del Sistema Solar distintos a nuestro planeta. La causa está clara: hasta la década de 1990 no se identificó en nuestro propio planeta la vida endolítica; es decir, la vida que se alimenta de energía que se obtiene a través de reacciones químicas que tienen lugar en las rocas.

Astrobiología VI.-Sintetizando vida en el laboratorio.

En la genialidad siempre hay un punto de locura. Y el ser humano ha perseguido un sueño genial no exento de locura: poder crear vida en un laboratorio. La literatura universal está llena de ejemplos, aunque quizá el más significativo sea Frankenstein. Pero en este artículo no quiero ser tan pretencioso como para pensar en la posibilidad de “construir” un ser vivo uniendo “piezas” en un laboratorio. No. No voy a hablar de eso. Estamos lejos de ese tipo de locura que, espero, no llegue nunca.