Un antiguo río en Marte

un-antiguo-rio-en-marte-1000x500Curiosity suele acaparar casi todas las noticias provenientes de Marte. No en vano, se trata de un prodigio tecnológico que en este mismo momento se encuentra sobre la superficie del planeta rojo, analizando todo lo analizable. Esto hace que nos olvidemos con facilidad de que existen otras sondas en las cercanías marcianas, como la Mars Express, de la ESA, la Agencia Espacial Europea. Mars Express forma parte de la primera misión interplanetaria de la Agencia Espacial Europea y una prueba, por tanto, de nuestro conocimiento tecnológico. Corría el año 2003.

El nombre de Express tiene su propia historia digna de ser contada. Las órbitas planetarias no son círculos perfectos, sino elipses. La gravedad es caprichosa y Marte tarda aproximadamente dos años terrestres en completar su órbita, mientras que la Tierra tarda aproximadamente la mitad. Por este motivo, hay momentos en los que Marte y la Tierra se alejan y hay momentos en los que Marte y la Tierra se acercan. Por caprichos del destino, Marte se encontraba en uno de los puntos más cercanos en los que ambos planetas pueden estar (normalmente, cuando ambos planetas se acercan, no lo hacen tanto), suceso que suele ocurrir muy de tarde en tarde. Se acuñó el término Express, en referencia a la cortísima distancia que había en el momento del lanzamiento de la sonda entre Marte y la Tierra.

Aunque la misión contaba con dos naves claramente diferenciadas, el Mars Express Orbiter, que permanecería en órbita, y el Beagle 2, que amartizaría con la intención de investigar posibles pruebas de vida marciana, el Beagle 2 falló y se perdió, quedando únicamente el orbitador. Una verdadera lástima, viendo los resultados de la Mars Express Orbiter, que continúa enviando información de calidad a los científicos. Precisamente uno de los últimos descubrimientos de la Mars Express Orbiter ha sido presentado hace una semanas al gran público. Se trata del registro en imágenes de un antiguo río marciano.

Que el agua circuló por Marte hace tiempo es algo que casi nadie pone en entredicho. Que cada nave que se envía al planeta rojo acaba aportando una prueba en ese sentido, es innegable. Pero en este caso cobra una especial relevancia o, al menos, así me lo parece a mí, por las características del cauce. Las imágenes captadas por la Mars Express son de un punto del cauce de casi siete km de ancho y 300 metros de profundidad: una auténtica maravilla, si me lo permitís.

Semejante caudal no es sino una muestra de lo diferente que fue el Marte antiguo del Marte que hoy podemos ver. La atmósfera de Marte es tan poco densa que no permite la existencia de agua líquida sobre su superficie hoy en día, ni siquiera en los lugares donde la temperatura se encuentre por encima de 0ºC. Esto no hace si no confirmar que la atmósfera marciana era mucho más densa y compleja hace millones de años, siendo Marte mucho más parecido a la Tierra de lo que estaríamos dispuestos a imaginar.

El lugar del estudio se corresponde con la región marciana de Reull Vallis. Un lugar muy complejo, donde incluso podría haber circulado un glacial en la antigüedad. De hecho, sus similitudes con algunas regiones terrestres hacen de este lugar una zona a investigar más en profundidad por los planetólogos. La imagen fue captada hace un año por la sonda de la ESA utilizando su cámara estéreo de alta resolución. Y la estructura similar a un río pudo haberse formado por la erosión del agua sobre una laderas que atraviesan las montañas de Promethei Terra. El agua habría circulado hasta llegar a la vasta cuenca de Hellas. El tamaño del río aparenta ser de unos 1.500 km y habría recibido agua de varios afluentes.

En cuanto a los hielos, los lados del Reull Vallis contienen elementos que cubren el suelo del canal y que aparentan ser escombros arrastrados por los hielos que habrían circulado en forma de glacial por el canal, en un momento dado.

“…cubren el suelo del canal”. Ni Schiaparelli podría haberlo imaginado…

Dejar un comentario